Nueva Zelanda… el Regreso de un Viaje Inolvidable

› ALUMNOS DE II° MEDIO

          Hace un mes, los diez alumnos de Segundo Medio que viajaron de intercambio a Nueva Zelanda se encontraban estableciéndose en la isla. Su travesía comenzó el jueves 19 de mayo, cuando abordarían el vuelo LA 801 con destino a Auckland, donde aguardarían dos días antes de llegar a Wellington. Fueron acompañados por Germán Letelier, Jefe de Área Senior, y permanecieron en la isla del norte por tres semanas, donde compartieron la normal vida escolar del Scot’s College.

          Antes de su partida logramos conversar con tres de ellos, y ahora, que ya iniciamos las clases en nuestro colegio, volvimos a dialogar con Lucas González, quien nos cuenta cómo vivió este viaje:

¿Nos podrías contar brevemente cómo fue su viaje?, los lugares que visitaron, las actividades que realizaste junto a tus compañeros.
          Por mi parte, visité el Monte Victoria, donde se veía toda la ciudad de Wellington, la costa es una bahía, muy parecida en la forma de la de Valparaíso, se le considera una de la bahías más bonitas del mundo; ahí grabaron el Señor de los Anillos.
          Visitamos un parque botánico, (piensa) también Kapiti Island, donde había muchas especies nativas, aves en su mayoría, que caracterizan a Nueva Zelanda.

¿Cuál fue la actividad más entretenida?
          La más entretenida creo que fue kayaking, (ríe) aunque no sea muy tradicional del lugar. Pero en la que aprendí más fue cuando visitamos el museo de Wellington, fuimos todos, también nos acompañó la profesora del departamento internacional del colegio. ¿Cómo es eso de departamento internacional? Es que tienen una especie de departamento internacional, (ríe) aunque ella es la única que lo forma.

¿Cómo era la casa de Max?
          Era grande, muy grande. Tenía un garaje, adentro tenía un bote, una mesa de pool; tenía una oficina abajo porque los papás trabajaban allá, bueno, sus papás estaban separados, su padre vivía en Estados Unidos, y ella vivía con los hijos. Tenían como 4 computadores, 2 plasmas, un x-Box, la pieza de Max era gigante…

¿Tenía hermanos?
          Sí, eran Max, un hermano y un medio hermano, hijo del pololo de la mamá.

¿Cómo te acogió la familia?
          Bien, eran bastante simpáticos.

Cuéntanos del ambiente en el colegio
          No era muy parecido al de acá, desde el punto de vista de exigencia académica, podría decirse que eran más flojos que nosotros. Por ejemplo, en una clase de matemáticas recién estaban pasando gráficos en forma muy básica.

¿Te fue difícil entender el acento neozelandés?
          (Piensa) Al principio me complicó; nosotros aprendemos que el color rojo se dice “red”, pero ellos pronuncian como “rid”. Pronuncian las e como i, por ejemplo en vez de pronunciar better, lo dicen como bitter, que me sonaba como chocolate.

¿Es muy distinta la vida en la isla?
          Hay mucha menos gente que acá, los edificios eran pequeños en general, y predominaban las casas. Wellington era súper chico, podría decir que los recorrí casi por completo. Se movilizaban en auto y en bus, donde se pagaba el viaje con una tarjeta que se llama “Snapper”, algo así como la tarjeta Bip! del Transantiago.

Antes de partir nos contaste que en tu viaje esperabas mejorar tu inglés, aprender un poco de historia de allá… ¿crees haber cumplido con todos estos objetivos?
          Sí, incluso los superé. Me hubiese gustado conocer más gente, porque en general eran muy simpáticos.

Por último… ¿vieron algún kiwi?
          (Rie) Sí, sí los conocimos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s